maandag 12 oktober 2015

La historia de Frans Rutgrink


A Frans Rutgrink le llaman el manifestante profesional. Eso es porque desde hace casi diez años Frans se manifiesta cada domingo en frente de un conocido supermercado de La Haya contra el sionismo y la ocupación israelí de Palestina. Antiguo conductor de tranvías, cuando Frans se jubiló no quería quedarse inactivo y esperando el día de su muerte como muchos jubilados y quería hacer algo contra las injusticias que se cometen contra el pueblo palestino. Sin embargo, Frans también protesta contra otras cosas como la subida de los precios de los alquileres de viviendas sociales en los Países Bajos.

Sin embargo, su activismo le ha costado múltiples quebraderos de cabeza. Habitualmente, Frans es insultado, escupido e incluso agredido por sionistas a sueldo de la embajada israelí en La Haya. En una ocasión Frans fue brutalmente apalizado por simpatizantes sionistas durante una manifestación frente a la embajada israelí de La Haya.
En una ocasión, Frans perdió los nervios y se defendió propinando un empujón y una patada en la barriga a un sionista que intentó agredirlo.
Frans fue detenido y el juez ordenó que se le retuviera 3 meses en prisión y que solo lo liberaría si él mismo prometía abandonar sus manifestaciones cada domingo frente al supermercado. Frans rechazó y empezó una huelga de hambre. Al conocerse la noticia Frans recibió mucho apoyo y se empezaron a hacer manifestaciones para reclamar su liberación.
Ante la creciente presión de la opinión pública y para evitar el escándalo que podría provocar la muerte de un anciano en la cárcel cuyo activismo era solamente pacífico y que solo se defendió una vez frente a las repetidas provocaciones que recibía acabó liberando a Frans.

Todos estos contratiempos no le han hecho tirar la toalla a Frans y sigue manifestándose cada domingo contra la venta de productos israelíes en el supermercado Albert Heijn de La Haya.

Sin embargo, Frans también ha recibido muchas muestras de apoyo.
Una grata sorpresa la tuvo el 8 de febrero de 2015 mientras se manifestaba frente al supermercado como cada domingo y una veintena de palestinos residentes en Holanda y holandeses simpatizantes con la causa palestina aparecieron para felicitarlo en su 75 cumpleaños.


Desde aquí queremos mandar a Frans ánimos y un cordial saludo.



Geen opmerkingen:

Een reactie plaatsen